Primera incidencia de un coral blando exótico de la familia Xeniidae en el Caribe; invasión en comunidades coralinas del noreste de Venezuela.

Arrecife coralino invadido por el coral blando exotico (Xeniidae). Valle Seco 2013. Fotos: J.P. Ruiz Allais
J. P. Ruiz Allais, Fundación Costa de Venezuela, Dirección Científica, Caracas, Venezuela.
 M. E. Amaro, Laboratorio de Bentos, Instituto Oceanográfico de Venezuela, Universidad de Oriente, Cumana, Venezuela.
 C. S. McFadden, Department of Biology, Harvey Mudd College, Claremont, CA 91711, USA.
 A. Hala´sz [1] Y. Benayahu (&), Department of Zoology, Faculty of Life Sciences, Tel Aviv University, Ramat Aviv, 69978 Tel Aviv, Israel.

 Los Octocorales de la familia Xeniidae (Ehrenberg, 1828) constituyen un componente abundante de muchos arrecifes coralinos del Indo-Pacifico. Numerosos xenidos son pioneros efímeros con rápidas tasas de crecimiento, alta fecundidad y una gran capacidad de reproducción vegetativa (Benayahu and Loya 1985). Existe amplia evidencia de que xenidos oportunistas están colonizando sustratos arrecifales degradados (Tilot et al. 2008) transformándose en un elemento muy relevante en los procesos ecológicos de los arrecifes coralinos, afectando su colonización, restauración y función.

Detalle de los pólipos

Un coral blando (Xeniidae) invasivo con  cercanas afinidades genéticas con Xenia membranacea  (Schenk, 1896) de Indonesia (C.S. McFadden pers comm.) fue encontrado por primera vez en 2007 en las costas de la población de Valle Seco (noreste de Venezuela, 10 14.6 N; 64 31.70 W). En ese momento se observó una colonia solitaria creciendo sobre coral muerto y posteriormente sobre sustrato degradado, arena y desperdicios. Desde entonces, el coral ha incrementado su abundancia dispersándose  varios kilómetros fuera de la Bahía de Conoma e Isla de Mono (zonas donde fue introducido originalmente) ocupando un promedio  del 20% del sustrato. Este coral blando se encuentra en hábitats bien iluminados (0,5 – 4m), tanto en sustratos blandos como duros, inclusive coloniza desperdicios introducidos. Su abundancia disminuye durante la época de lluvia. Crece sobre corales pétreos (escleractíneos) como: Colpophyllia natans, Diploria strigosa, Orbicella annularis, Montastraea cavernosa y el  hidrocoral Millepora alcicornis este último, el componente principal en estas comunidades coralinas (ver fotos). La biodiversidad en estos lugares se ha deteriorado principalmente debido a la reducción de la cobertura de corales pétreos vivos.

 El actual hallazgo constituye  el primer reporte de un coral blando invasivo de la familia Xeniidae y su expansión más allá de la región del Indo-Pacifico. Esta especie aparentemente fue introducida ilegalmente en Venezuela e intencionalmente sembrada para su propagación y comercialización en el mercado del aquarismo. Hasta los momentos no se han hecho intentos por eliminar el coral invasor. Las consecuencias ecológicas de la invasión, así como su dispersión espacial y  temporal, indudablemente deben ser monitoreadas cuidadosamente.

 Nota editorial:

 En los actuales momentos el coral blando ha sido detectado fuera de la bahía de Conoma e Isla de Mono (lugares originales de introducción) hacia el este del parque nacional Mochima (Isla de Arapo) y hacia el oeste en la bahía de Pertigalete (Isla Volcadero y Playa Puerto Cruz). Se han conseguido  parches coralinos que están tapizados en un 100 %  por el coral invasor. Existe información (por confirmar) de que la especie se encuentra asentada  en otras áreas del Parque Nacional Mochima y  del Golfo de Cariaco. La principal forma de dispersión parece ser  a través de las redes de pesca tipo chinchorro. Las redes son utilizadas en diversos puntos  de pesca y transportan los pólipos del coral blando que quedan enredados en la malla  de un lugar a otro. Debido a esto, la dispersión ha sido muy rápida y su crecimiento y expansión explosivos.  La destrucción de las comunidades coralinas ha tenido serias repercusiones sobre las poblaciones de peces y organismos  bentónicos asociados  a este ecosistema, incluso las pradera de pastos marinos (Thalassia testudinum) han sido afectadas. Los pescadores de la zona reportan una  disminución drástica de las capturas y muchas dificultades para faenar en las áreas invadidas por esta especie exótica.

 El trabajo de investigación continúa  desarrollándose y profundizándose actualmente. El equipo de Costa de Venezuela, conjuntamente con la valiosa  colaboración del Dr. Benayahu (Department of Zoology, Tel Aviv University, Israel) y de la Dra. MacFadden (Department of Biology, Harvey Mudd College,  USA) sigue monitoreando y cuantificando el impacto de la invasión en las áreas afectadas (próximamente se darán a conocer los resultados de este trabajo en una nueva publicación).

  Referencia

 Ruiz-Allais, J.P., Amaro, E., Macfadden, C., Halasz, A. & Benayahu, Y. 2014. The first incidence of an alien soft coral of the family Xeniidae in the Caribbean, an invasion in eastern Venezuelan coral communities. Coral reefs (2014).

 http://link.springer.com/article/10.1007/s00338-013-1122-1

Chucho pintado, Aetobatus narinari (Euphrasen, 1790)

 

Chucho pintado, Aetobatus narinari, Archipiélago de los Roques. Foto: Humberto Ramírez Nahim

PECES BATOIDEOS
Los peces batoideos comprenden un grupo numeroso y muy diversificado en el que se incluyen las típicas rayas,  los peces sierra, las gatas cholas, las mantas, los chuchos y otros grupos menores de poca importancia como recursos pesqueros. Característica general de todos ellos es el tener el cuerpo dorso ventralmente aplastado con la boca en posición inferior y las aletas pectorales sumamente amplias extendidas a lo largo de todo el cuerpo ye veces también de la cabe. Su talla varia desde unos 20 cm de longitud en algunas especies de rayas hasta unos 6 m en especies de peces sierra. En algunas especies de mantas, la anchura del disco puede llegar a unos 7 m y el peso del animal alcanzar 1500 Kg. En todos los batoideos la fertilización es interna, para lo cual los machos poseen ≤órganos copuladores y en la mayoría de las especies (excepto las de la lomillo Rajidae y otras próximas que ponen huevos), el desarrollo es de tipo ovovivíparo, es decir que el embrión se desarrolla en el interior de los oviductos.
En su mayor parte son marinos, pero también existen en aguas salobres; una familia, Potamotrygonidae, es exclusiva de agua dulce, con alguna especie en la desembocadura de los ríos, cerca de, o en, aguas salobres.
Se distribuyen en todos los mares del mundo, desde el ártico hasta el antártico y desde la línea de costa hasta las llanuras abiseles, especialmente los representantes de la familia Rajidae que sin embargo son escasos en aguas someras tropicales y nunca están asociados a zonas de arrecifes coralinos. Todos los demás grupos tienen su mejor representación en las aguas someras de los mares tropicales. Los batoideos se agrupan en 20 familias con unas 400 especies, de las cuales 110 pertenecen al género Raja.
En el área considerada en este catalogo, los batoideos en conjunto tienen importancia comercial y en muchas localidades son muy apreciados, especialmente las especies de los géneros Dasyatis y Myliobatis que habitualmente se preparan saladas, tanto para la comercialización como para el consumo. Son objeto especial de la pesca artesanal con las redes de enmalle denominadas rayeros y con palangres y forman parte de la captura acompañante de la pesca industrial de arrastre, tanto de camarones como de peces.

 Género Aetobatus. - una sola especie en el área.

 Aetobatus narinari (Euphrasen, 1790)
Nombres. FAO: Es. – Chucho pintado; Fr. – Aigle de mer léopard; In. – Spotted eagle ray. NACIONAL:
Tallar Máxima 370 cm de longitud y 280 cm de ancho; común hasta 140 cm de ancho.
Distribución y hábitat: Todo el área; es frecuente en aguas costeras tanto continentales como insulares. Suelen encontrarse solitarios o en cardúmenes de varios centenares de individuos cuando realizan migraciones relacionadas con la reproducción.
Pesca: Principalmente artesanal con redes de ahorque o enmalle y también con palangres y ocasionalmente con redes de arrastre de fondo.
lóbulo subrostral no escotado anteriormente lado dorsal con manchas blancas redondeadas sobre fondo negro, gris pardo; lado ventral blanco una sola hilera de grandes dientes planos en cada mandíbula alela dorsal situada entre be aletas pélvicas.

Referencias:

F, Cervigón, R. Cipriani, W. Fischer, L. Garibaldi, M. Hendrickx, A.J. Lemus, R. Márquez, J.M. Poutiers, G. Robaina y B. Rodríguez. 1992. GUIA DE CAMPO DE LAS ESPECIES COMERCIALES MARINAS Y DE AGUAS SALOBRES DE LA COSTA SEPTENTRIONAL DE SUR AMERICA.
http://www.fao.org/docrep/010/t0544s/t0544s00.htm

Peces Marinos de la Costa de Venezuela, Fernando Cervigón Marcos y Humberto Ramírez Nahim.

 

Blénido anguila, Chaenopsis limbaughi (Robins y Randall, 1965)

Blénido anguila, Chaenopsis limbaughi, Archipiélago de los Roques. Foto: Humberto Ramírez Nahim

FAMILIA CHAENOPSIDAE
Grupo de peces sumamente heterogéneo morfológicamente y complejo; de tamaño reducido, generalmente inferior a 5 cm, con acusado dimorfismo y dicromatismo sexual y amplias variaciones de coloración dentro de un mismo sexo en función del estado del desarrollo sexual, de reacción ante ciertos estímulos o de adaptación al ambiente, Muchas especies viven en el interior de conchas vacías de moluscos, tubos de gusanos poliquetos, agujeros o madrigueras en el sustrato. Su comportamiento es igualmente complejo con singulares relaciones intraespecíficas. Algunos son estrictamente sedentarios mientras otros son zooplanctófagos y nadan en agregaciones por encima de rocas o corales. La estructuración sistemática de los géneros esta en constante revisión y frecuentes modificaciones, lo cual dificulta su clasificación. La mayoría de las especies son características de áreas arrecifales pero algunas se encuentran también en otros ambientes

Género Chaenopsis (Poey, 1865)
Cuerpo y cabeza sumamente alargados, de apariencia anguiliforme. Boca muy grande; talla mayor que en los demás géneros de la familia: hasta 13 cm. Cuatro especies citadas pala Venezuela.
En todas los especies existe dimorfismo y dicromatismo sexual. El dimorfismo se manifiesta principalmente en la altura relativa de la aleta dorsal, a modo de una vela.

BLÉNIDO ANGUILA, Chaenopsis limbaughi (Robins y Randall, 1965)

Talla: Máxima: 8.5 cm., común hasta 7 cm. Caracteres distintivos: Esta especie es muy Similar a Ch. ocellata (Gill, 1856), y de hecho la mejor manera de distinguirlas en el campo es por el distinto intervalo de profundidad que ocupan, ocellata se encuentra cerca de la orilla y hasta unos cuatro metros de profundidad, en tanto que limbaughi ocupa el intervalo comprendido entre 5 y 20 m. El ejemplar aquí ilustrado se encontraba a diez metros aproximadamente.
Hábitat y comportamiento: Se encuentran generalmente ocupando agujeros en el sustrato o tubos vacíos de gusanos poliquetos, frecuentemente con la mitad del cuerpo fuera y la aleta dorsal, algunas veces desplegada. Es frecuente que exhiban comportamiento agonístico, y dos machos se confronten.
Presencia en Venezuela: No esta suficientemente clara la distribución local por la dificultad de identificar las especies en el campo; no obstante, ambas se encuentran en Los Roques.

Referencia:

Peces Marinos de la Costa de Venezuela, Fernando Cervigón Marcos y Humberto Ramírez Nahim.

© Fundación Costa de Venezuela / Rif: J-40187926-8
Términos y condiciones de uso