En la Bahía de Guaraguao Yace el Peligro a Flor de Agua

Foto: Humberto Ramírez Nahim.

En el mes de Agosto del año 1996 el ferry Virgen del Valle de la empresa Conferry se incendio en el muelle de la misma en Puerto la Cruz, afortunadamente no hubo perdidas humanas que lamentar. De alguna manera esta embarcación fue retirada del muelle y hundida en la bahía de Guaraguao donde reposa a flor de agua constituyendo un peligro para la navegación habiéndose presentado ya accidentes fatales.

Foto: Alfredo Allais

Costa de Venezuela decidió hacer una inspección a este naufragio para evaluar su condición. En primera instancia llama la atención el hecho de que no se hayan tomado medidas para su destrucción, cosa que seria fácil de acuerdo al estado de deterioro avanzado que presenta. También llama la atención la presencia en sus inmediaciones de otros dos ferrys fondeados que pareciera aguardan un destino similar, mientras un tercero se acaba de hundir en el muelle este mismo año.

Foto: Alfredo Allais

Con una profundidad al fondo de 11m los restos del navío presentan un buceo delicado de acuerdo al estado de corrosión avanzado de su estructura, un amasijo de hierro fantasmagórico en una visibilidad muy limitada son los factores predominantes, el barco volcado hacia un lado reposa inclinado sobre la cubierta y perdió su forma cambiándola por una masa amorfa que en algunos sectores se desintegra al solo tacto, haciendo que cualquier penetración sea sumamente peligrosa. Reconocibles aun quedan sus dos propelas a escasos 4 m de profundidad.

La fundación Costa de Venezuela ha adelantado estudios de factibilidad para la creación de arrecifes artificiales en lugares idóneos a partir del hundimiento de las embarcaciones en estado de retiro que abarrotan nuestros muelles, incluso el mismo Presidente Hugo Chávez propuso la idea en algún momento de su mandato a través de un proyecto que habría dirigido el INEA pero esto nunca prosperó.

Es así como se cuestiona la implementación de arrecifes artificiales para la creación de divisas turísticas mientras se mantienen zonas de riesgo por negligencia de los organismos encargados.

El turismo y sobre todo el ecológico es probablemente uno de los salvavidas a nuestra deteriorada economía, en vez de las soluciones fáciles como la del arco minero que solo promete el deterioro intensivo de nuestros bienes naturales para provecho de unos pocos depredadores.