Parque Nacional Mochima

El Parque Nacional Mochíma, ubicado en la región nororiental de Venezuela entre las poblaciones de Barcelona, Puerto La Cruz Cumaná, ocupa una franja litoral con zonas de montaña, costa y mar. Administrativamente forma parte de los de los distritos Sucre del Estado Sucre y Sotillo del Estado Anzoátegui y abarca una extensión de 94.935 Has. de superficies marinas y continentales.

El Parque fue creado por decreto N.º 1.534 de fecha 19 de diciembre de 1973 con el fin de conservar estos valiosos escenarios y encauzar el desarrollo de forma racional. Los linderos oficiales confieren una protección legal a extensiones relevantes de la montaña, a sus estribaciones y valles, a playas, golfos y ensenadas, a los fondos marinos y a varios islotes rocosos. Dentro del parque hay algunas comunidades rurales de campesinos y pescadores, cuyas actividades de subsistencia no fueron constreñidas por dicha situación legal aunque si reguladas dentro de las disposiciones vigentes.

El Medio Fisico y los Recursos Naturales

El territorio del Parque Nacional Mochima pertenece a la región nororiental que Marco Aurelio Vila (26) denomino Macizo Oriental. Constituye una unidad fisiográfica claramente definida de unos 10.200, Km2. Que esta rodeada por Las Mesas al Sur, Los Llanos de Monagas y la Formación Paria del Este y por la Depresión de Unare al Oeste.

El Macizo esta en la serranía del interior. Es un bloque montañoso donde afloran solamente rocas sedimentarias del Mesozoico y Cenozoico Inferior. El relieve es por consiguiente escarpado, con valles estrechos y con unas faldas que, salvo en la Llanura de Santa Fé, caen abruptamente a la costa.

Desde Puerto La Cruz en dirección Oeste, la franja litoral se ensancha al entrar en una planicie costera que forma parte de la región natural Depresión de Unare (26).

El relieve de las Islas Caracas (del Este y del Oeste), Picuda Grande, Monos, Venado, Chimanas, Borracha y otros islotes, los cuales constituyen una prolongación  insular del Macizo Oriental, es también abrupto y caracterizado por la jocosidad de la superficie y por la ausencia o poca extensión de las playas adyacentes.

El clima de la zona costera del Parque es el típico del litoral venezolano, cuyas características principales son: las altas temperaturas, la insolación constante, la influencia de los vientos y la carencia de estacionalidad. En las zonas montañosas las condiciones difieren del patrón anterior. Según Köppen el clima se clasificaría como “estepario tropical tipo Cabo Verde Isotermo” (29).

Aunque la Humedad relativa de la zona montañosa es alta y las condiciones orográficas y de exposición a los vientos favorecen un régimen de lluvias abundantes, dentro del parque no existen grandes recursos hídricos ni se generan escurrimientos considerables en esta vertiente.

La red hidrográfica  se orienta generalmente siguiendo los planos de estratificación y las líneas de falla. Las Islas y las penínsulas se drenan mediante varias quebradas cortas e intermitentes lo mismo que sucede en tierra firme, con la diferencia de que en esta ultima existen algunos cursos de agua permanentes (20). Entre estos recursos el mas importante es el Río Santa Fé, cuya cuenca recibe aportes del Río Colorado y de las quebradas Vega Grande, El Naranjo, San Pedro, Las Trincheras, el Perú, Río Blanco y Desbarrancada (29). Existen ademas el Río Nurucual y el Yaguaracual, los cuales, al igual que el Santa Fé, desembocan en el golfo del mismo nombre (20). En la vertiente Norte el drenaje se efectúa por el Río Barbacoas o Tacal que desemboca cerca de la punta El Peñón y en la vertiente Sur por el Río Colorado que desagua al Río Neverí, lindero natural del Parque en este sector (29).

Fotos: Alfredo Allais – Juan Pedro Ruiz Allais

Las Zonas de Vida y la Vegetación

En base al estudio de zonas de vida realizado por Ewel y Madriz (9), en el Parque Nacional Mochima se pueden distinguir las siguientes formaciones vegetales: el Monte Espinoso Tropical, el Bosque muy Seco Tropical, el Bosque Seco Tropical y el Bosque Húmedo Premontano.  El Bosque Espinoso Tropical aparece desde el nivel del mar hasta la cota de los 200 metros de altura y recibe un promedio anual de precipitación que oscila entre los 250 y los 500 mm. La vegetación que integra esta zona de vida ocupa una zona árida donde la evapotranspiración potencial es muy superior a la precipitación. Tal sucede con las islas e islotes que poseen una vegetación rala y pobre en especies.  FI Bosque muy Seco Tropical pertenece a la zona de humedad semiárida, extendiéndose desde el nivel del mar hasta la cota de 600 m., aproximadamente. La precipitación varía entre los 300 y los 1.000 mm. La mayoría de las especies son deciduas y existe una vegetación secundaria representada por gramíneas y arbustos achaparrados que no proporcionan una cobertura vegetal protectora lo suficientemente densa.

El Bosque Seco Tropical ocupa el sector litoral del Parque y recibe un promedio anual de lluvia de 1.000 a 1.800 mm. El límite superior de este bosque puede alcanzar desde los 400 hasta los 1.000 m. de altitud, según las condiciones de humedad.

El Bosque Húmedo Premontano se presenta en las partes más altas de la vertiente y recibe un promedio anual de precipitación que varía entre los 1.000 y los 2.000 mm. La vegetación en la alta montaña tiene un aspecto exuberante y así lo revela la presencia de especies de árboles corpulentos y espeso follaje cuyas hojas son perennes.

La franja costera Puerto La Cruz-Cumaná y el territorio del Parque Nacional Mochima, contienen una flora extraordinariamente rica en especies y en comunidades vegetales. Los estudios que se han realizado, han permitido conocer con bastante detalle la composición cuantitativa de estos recursos botánicos, tanto del medio terrestre como del marino.

Las variadas formaciones de plantas de esta área pueden incluirse en las siguientes categorías o tipos de hábitats:

Vegetación acuática marina:

Un total de 130 especies de algas marinas se han clasificado en las aguas costeras y alrededor de las islas del Este de Venezuela. También se han encontrado cuatro especies de plantas acuáticas marinas Thalassia testudinum, Ruppia marítima. Cymodocea manatorum; y Holodule wrightii.

Vegetación acuática lacustre:

Al borde de la laguna de La Bodega. se encuentra el moriche y el helecho Acrostichum aureum. Además la laguna está rodeada por altos árboles de mangle colorado.

Manglares:

Tres especies de mangle colorado se encuentran en las ensenadas de Guanta, Puerto La Cruz, Santa Fe y Mochima. Otras especies de mangle como el negro o rosado, el blanco y el botoncillo aparecen en distintos sectores de la costa, en la Isla Caracas del Oeste, etc.

Una bonita trepadora, el fuente, se encuentra frecuentemente bordeando los manglares.

Playas Arenosas:

Numerosas playas se encuentran en el continente e islas del Parque y poseen una llora diferente, en su gran mayoria, de la de otros hábitats del mismo. Además de las colonias rastreras de campanillas de mar y de caraota de mar con flores rosa-púrpuras, una hierba común, el saladillo, aparece formando densas colonias. Estas plantas de inhóspitos terrenos arenosos, están generalmente acompañadas por otras especies como la verdolaguilla y la verdolaga de cabra, ambas con flores rosáceas o amarillas.

Bajíos de Sal:

Detrás de las playas arenosas o al borde de las lagunas, pantanos y ensenadas entre Puerto La Cruz y Cumaná se encuentran a menudo sitios abiertos sin árboles, cuyos suelos poseen un alto contenido de sales alcalinas. Las especies encontradas más frecuentemente en este ambiente son: el vidrio con ta­llos verdes articulados, la yer­ba de vidrio con llores rosa­das, el tostón. el bicho menu­do. el bicho, la marmita y el saladillo.

Sabanas:

Las formaciones de sabana, cuyo paisaje está caracteriza­do por tener sólo unos pocos árboles o carecer de ellos y por estar en su mayor parte cubierto por hierbas, ocupan las laderas cercanas a la costa a altitudes que varían desde los 50 m. sobre el nivel del mar (situadas entre Santa Fe y Punta del Medio al Este de la Playa Colorada y entre En­senada de Santa Cruz y Va­Ilecito) o laderas mas alejadas en el interior a altitudes entre los 200 y 600 ni. o incluso más altas. En estas sabanas hay ciertas plantas caracterís­ticas. Hierbas como la paja velluda, legumbres con varias especies de cujicillo, el teben­que, la celedonia, el guaipa­nete, la espadilla de Cumaná, la caujera y cagada de señor, el corocillo, el cortadero y la galicosa.

Los pequeños árboles comu­nes y las plantas leñosas aso­ciadas con las sabanas tam­bién incluyen el alcornoque, el chaparro manteca, el cha­parro. la carne asada y el cha­parro bobo.

Espinares y cantonales:

En esta formación apare­cen varios tipos de cactus (cardones y tunas) así como arbustos espinosos. los cua­les se encuentran en las islas y en los declives rocosos de la costa. hasta los 200 ni. de altura. Entre las plantas que se encuentran aquí son muy características las siguientes: cardones, tunas, el guamacho. varias especies de cují, la cuica, el yacure. el cujici­Ilo, el dividive, el espinito, la retama. varias especies de carcanapire, el orégano y va­rias especies de olivo.

Entre los cardones- se en­cuentra uno de muy poca al­tura, el buche, que tiene for­ma de barril, mientras que hay otros altos. cilíndricos o arborescentes como el cardón dato y el cardán morado. Las variadas tunas del género Opuntia comprenden dife­rentes especies que incluyen la peligrosa guasábara con tronco cilíndrico y espinas amarillentas. El guamacho es el único cactus que posee hojas verdaderas, en su épo­ca de floración es un árbol muy atractivo con cientos de flores amarillas.

Bosque seco de pequeño o me­diano tamaño:

El principal tipo de bosque que se encuentra en el Parque Mochima consiste en una cubierta forestal formada por árboles de pequeño y media­no tamaño situada en terrenos secos, calurosas laderas rocosas o quebradas. A bajas elevaciones, generalmente no mayores de 200 m.. y so­bre algunas de las islas, los principales árboles y arbustos son: el araguaney, el guatacare, el totumillo, el amargoso, el hoyo, el zorrocloco. el palo de aceite, el jobo y la mara blanca. En algunas panes de las laderas de la costa conti­nental y en la península, otros tipos de Árboles son más comunes como el cují de jardín, el uvero, el mazareno. el cabrito negro y la cuspa. En las quebradas se pueden encontrar entre otros los siguientes árboles: la caraña, el cazabe. el palo de vaca. el cacho de venado y muchos otros.

Bosques semisiempreverdes o siempreverdes en su mayor parte húmedos:

Este tipo de bosques puede encontrarse a diversas altitu­des.

A alturas menores de 100 m. restos de bosque pueden lo­calizarse a lo largo de algunas quebradas. Aquí se encuentra el palo amarillo, el palo de vaca, el guacamaya. helechos y especies de la familia Ma­rantáceas, como el lairén.

A mayores altitudes entre los 700 y los 1.000 m., existen bosques húmedos siempreverdes con una flora cuyas especies no se encuentran en otros lugares del Parque.

La Fauna Silvestre

La composición de las pobla­ciones y comunidades animales guardan también una estrecha relación con los tipos de vegeta­ción existentes en el Parque.

En el estudio realizado para elaborar el Plan de Manejo (29) se dice que en las zonas cosieras donde predominan las formacio­nes de espinares y bosque seco. la fauna está pobremente repre­sentada por algunas especies de reptiles como: la iguana, el la­garto negro. que vive en las islas e islotes provistos de muy poca cubierta vegetal y que puede lle­gar a medir hasta un metro y medio de longitud, y, dos espe­cies de lagartos insectívoros. También se ha detectado la pre­sencia de dos mamíferos: el co­nejo de monte y el venado.

Las aves marinas más comu­nes son: la gaviota- el alcatraz. la tijereta de mar. Las aves co­munes a la parte continental del parque son: la paraulata, la pa­loma maraquera. la guacharaca y el conolo.

En los sectores del Parque, donde predominan los bosques húmedos. los mamíferos más re­presentativos son: el venado ca­ramerudo, el conejo, el armadillo gigante. el rabipelado. el oso hormiguero. el mono capuchino, el tigre. el picure. la lapa y la pereza. Entre los reptiles se pue­den mencionar un cierto número de serpientes venenosas como la cascabel, la mapanare y la cuai­ma piña. Además de las aves ya citadas comunes a las zonas cos­ieras, en la parte montañosa del Parque se pueden localizar. entre otras, el tucuso montañero y el gonzalito.

El Parque Mochima cuenta con importantes recursos mari­nos. Además de la faja litoral en la que viven una gran varie­dad de comunidades vegetales y animales, el territorio del Parque ocupa unas 52.000 Has. de mar entre el Morro de Barcelona y la Punta El Pegón al Este, cer­ca de Cumaná.

Según los estudios para el ma­nejo del Parque «esta masa de agua constituye uno de los eco­sistemas marinos más fértiles de Venezuela en lo que respecta a producción primaria de nutrien­tes como nitritos, nitratos y fos­fatos, indispensables para el de­sarrollo del fitoplancton, prime­ra etapa del proceso de produc­ción que tiene lugar en la zona pelágica del mar… Esta zona está considerada como la más impor­tante de Venezuela en cuanto a producción pesquera… la fertili­dad está determinada por el fe­nómeno de afloramiento o “up­welling” que permite que aguas profundas ricas en nutrientes afloren ala superficie; esto gene­ra una gran productividad de fitoplancton que da comienzo a la cadena alimenticia que condicio­na la abundancia de pesca pelá­gica» (29).

Entre las especies pelágicas costeras se encuentran: la sardi­na, la rabo amarillo, el cari­ta lucio y el pintado; la cabaña blanca; la ca­baña negra, la cachorreta, la ca­rachana, el cataco, la lamparosa y el jurel, entre otros constituyen el soporte de la pesca de chincho­rro: las picúas. la tintorera, la camiguana, el machelo. el sába­lo, la lisa, el lebranche. el róbalo y la mojarra.

Del grupo de especies pelági­cas oceánicas, están el atún aleta amarilla, la albacora. el atún ale­ta negra, el atún ojo grande, la aguja blanca, la azul y el dorado.

Entre el grupo de peces demer­sales costeros se encuentran: la catalana o catalucia; varias espe­cies de corocoro, de pargos. de meros, la guasa. la pelota, la ca­galona, la curvina.

De la fauna bentónica mere­cen citarse: la langosta. varias especies de camarones: el blan­co, el marrón, el rosado, la jaiba, el cangrejo moro: el mejillón, la pepitona o pata de cabra, el guacuco. el chipi-chipi, la vieira.

Por otra parte. las áreas mari­nas de Mochima son asiento de comunidades coralíferas, como lo determinó un exhaustivo estu­dio realizado en los años sesenta por el Instituto de Zoología Tro­pical de la Universidad Central de Venezuela (7). El abundante material coleccionado y clasifica­do durante los cinco años de esta valiosa investigación está consti­tuido por dos clases, trece familias y treinta y cinco especies di­ferentes.

7.- Campos Villarroel, R.- Aporte al estudio de los corales Coelenterata de la Bahía de Mochima, Estado Sucre. Separata del boletín de la Sociedad de Ciencias Naturales, Tomo XXIX, marzo, 1972. Números  122- 123.

9.- Ewel, J.J. y Madriz, A.- Zonas de Vida de Venezuela. Memoria Explicativa sobre el mapa Ecológico. Ministerio de Agricultura y Cría, Dirección de investigaciones, Caracas, 1968.

20.- Puerto La Cruz – Cumaná. Estudio para el Desarrollo Turístico de la Faja Costera. Volumen III. Análisis. Caracas, 1973.

26.- Vila M.A. -. Las Regiones Naturales de Venezuela. Volumen I. Cuadernos de la Corporación Venezolana de Fomento. Años 1949/1950.

29.- Yibirin, C. Parque Nacional Mochima. Estudio para plan de manejo. Oficina de Parques Nacionales, Dirección de Recursos Naturales Renovables, Ministerio de Agricultura y Cría, 1976.

Referencia:

Parques Nacionales y Monumentos Naturales de Venezuela. Instituto Nacional de Parques Ministerio del Ambiente y los Recursos Renovables, Caracas, Venezuela. Diciembre 1978.

.

© Fundación Costa de Venezuela / Rif: J-40187926-8
Términos y condiciones de uso