¿Son las bolsas plásticas realmente necesarias?

 Por: David Suzuki

 http://www.davidsuzuki.org/blogs/

 Una periodista de un diario nacional escribió “prohibir las bolsas plásticas no haría absolutamente nada por salvar el planeta”…. La prohibición total las bolsas plásticas quizás no sea la mejor solución, sin embargo, estas representan un gran problema que debe ser tratado sin demora….

 Las bolsas plásticas son dañinas  y en su mayor parte innecesarias. Muchos de nuestros viejos recuerdan el tiempo, apenas pocas décadas atrás, cuando no las teníamos ni las necesitábamos. Sin duda alguna, son un articulo practico, sin embargo; es esta una razón suficiente para dañar el medio ambiente y la vida que sostiene?

 Un estudio de la   universidad de British Columbia encontró que el 93%  de los “Fulmars” de las playas del norte (aves marinas migratorias emparentadas con los Albatros) tenían los estómagos llenos de plásticos, un incremento sustancial en comparación con la ultima vez que fueron estudiados, en 1980. …. A una de estas aves se le consiguieron 454 piezas en el estomago. El consumo de plástico  enferma severamente y mata a las aves, al igual que a otras 260 especies marinas, incluyendo tortugas y peces, que se sabe comen o quedan enredadas en estos desechos.

 Los humanos nos hemos hecho dependientes de los plásticos para un amplio rango de usos, empezando por el empacado de productos. Reducir el uso de las bolsas plásticas seria una manera fácil de empezar a poner nuestra adicción bajo control. Los Canadienses utilizan entre 9 y 1,5 mil millones de bolsas plásticas al año, suficiente para rodear la tierra mas de 55 veces (los ciudadanos americanos utilizan alrededor de 100 mil millones!). Muy pocas bolsas plásticas son recicladas, la mayoría son utilizadas  por poco tiempo para llevar las compras del mercado y, quizás posteriormente, reutilizadas como bolsas de basura antes de terminar en los rellenos sanitarios o en los océanos. Muchas personas argumentan que no deberíamos preocuparnos por esta situación ya que, el plástico, solo equivale  al uno por ciento de lo desechado en los basureros. Sin embargo, el uno por ciento de cantidades masivas de desperdicios es muchísimo, especialmente tomando en cuenta que el plástico no se biodegrada.

 Debido a que las bolsas plásticas son muy ligeras,  fácilmente son acarreadas por el viento y el agua. Además de acumularse en los océanos y áreas naturales,  ensucian nuestras calles  tapan los sistemas de drenaje contribuyendo a las inundaciones. Los plásticos tardan al menos 1000 años para degradarse, e inclusive entonces no se biodregadan; al contrario, se fragmentan en pedazos cada vez mas pequeños haciendo mas probable que sean consumidos por animales marinos y terrestres.

 Los plásticos son también productos del petróleo, de manera que  el continuo incremento de su uso acelera el agotamiento de los valiosos combustibles fósiles. Según “Greener Footprint” 8,7 bolsas plásticas de mercado contienen suficiente energía  para mover un carro por un kilómetro.

 Encontrar un sustituto para llevar nuestras compras es muy fácil; las bolsas reusables se consiguen muy baratas en variedad de materiales y tamaños, la mayoría son ligeras y pueden llevarse en bolsos de mano o carteras. Algunas personas se preocupan por las bacterias u otros contaminantes que podrían acumularse en estas bolsas, sin embargo, solo se necesita lavarlas regularmente para evitar este inconveniente.

 Uno de los grandes temas de actualidad es donde  poner la basura. El primer paso a seguir debería ser la  reducción de la cantidad de desperdicios que producimos. Comprar productos  menos empacados y reducir el consumo general de bienes innecesarios seria un paso importante a seguir. Re-usar, reciclar y hacer compost también ayudaría a reducir lo que enviamos a los rellenos sanitarios. En el caso de los desechos inevitables, la mejor alternativa es  usar bolsas biodegradables.

 La prohibición de las bolsas plásticas quizás no sea la mejor solución, sin embargo, la educación y los incentivos para que la gente deje de utilizarlas son necesarios. La única alternativa que tenemos para  que 7 mil millones  de persones vivan bien en el planeta con recursos finitos, es aprender a usar nuestros recursos eficientemente.

Carretera Anaco-Cantaura, estado Anzoátegui, Venezuela. Fotos: Juan Pedro Ruiz Allais

 Las bolsas plásticas no son eficientes ni amigables con el ambiente.

Share Button

Mensaje en una Botella Plástica

Desechos plásticos insertados en las raices (neumatóforos) de mangle negro, Avicennia germinans, Parque Nacional Mochima.

Por: David Suzuki & Faisal Moola

 El agua  que viene del acueducto publico de  la mayoría de las ciudades de Canada es bastante limpia, Sin embargo, muchas personas prefieren gastar dinero en agua embotellada creyendo que de algún modo es mucho mas segura. Ahora estamos aprendiendo que cualquier sustancia contenida en botellas plásticas  puede ser mas dañina que el agua que sale por  nuestros grifos. El Bifenol A, químico que ha sido noticia recientemente,  se encuentra en las botellas plásticas. Este compuesto imita a los estrógenos (hormona femenina) y ha sido relacionado con el cáncer de ovarios y mamas, y con problemas de desarrollo en los niños. Este químico, se encuentra en plásticos duros de policarbonato usados comúnmente en el hogar, en enfriadores comerciales de agua y en algunas botellas reusables, además, es una de las sustancias potencialmente dañinas asociada con los contenedores plásticos.

Fotos: Juan Pedro Ruiz Allais

La presencia de químicos no es la única razón para destetarnos de la botella. Primero que nada, el agua embotellada es cara, cuesta mas que una cantidad equivalente de gasolina*. Hemos contaminado tanto el agua que nos sentimos forzados a pagar un elevado precio por esta? Además, las botellas plásticas desde su fabricación hasta el fin de su vida útil (que en los plásticos es muy larga) contribuyen a los problemas ambientales. Para comenzar, el proceso de manufactura es un factor de calentamiento global y de gasto de recursos energéticos. En los Estados Unidos, se utilizan alrededor de 17 millones de barriles de petróleo para producir 30 billones de botellas plásticas que los ciudadanos consumen  anualmente. o, como ilustra el website de National Geographic “ Imagine una botella llena con una cuarta parte de petróleo, esa es la cantidad de petróleo necesario para producirla”. De igual manera, es mayor la cantidad de agua utilizada para producir una botella que la que esta contendría. Los Canadienses, consumen mas de dos billones de litros de agua embotellada al año y globalmente, consumimos alrededor de 190 billones de litros al año. Infortunadamente, la mayoría de estas botellas, mas del 85% , son arrojadas a la basura en lugar de ser recicladas. La polución proveniente de los plásticos afecta nuestro aire, tierra y agua. Muchas botellas plásticas terminan en rellenos sanitarios o incineradas, liberando grandes cantidades de químicos tóxicos al aire. Los plásticos que permanecen en la tierra o enterrados pueden tardar cientos de anos en desintegrarse y, aun así, no son completamente biodegradados. Una de las cosas mas perturbadoras es lo que pasa con los plásticos que terminan en los océanos, lo que, según Greenpeace,  equivale al 10% de todo el plástico producido. A unos 900 kilómetros fuera de la costa de California, una masiva isla en expansión de desechos plásticos,  con 30 metros de profundidad y mas grande que la provincia de Quebec, se arremolina en lo que es conocido como el Giro del Pacifico Norte.

 El plástico no se biodegrada, sin embargo, es foto degradado lo que implica que bajo la luz solar se va rompiendo en trozos cada vez mas pequeños. Los pedazos mas diminutos de plástico llamados “nurdles”, entran en la cadena alimenticia cuando son consumidos por animales marinos y aves. Los nurdles también absorben toxinas adicionándolas a los  venenos  que son consumidos por los animales y cada criatura de la cadena trofica. Mas de un millón de aves y animales marinos mueren cada ano por quedar enredados o comer basura plástica. Si los daños ambientales causados por las botellas plásticas, o la existencia de potenciales químicos toxico en las botellas no son suficientes para que las  evites, que tal algunas razones que impactan mas cerca del hogar? Primero, existe la certeza de que muchas embotelladoras obtienen el agua de los acueductos municipales. Coca Cola filtra y embotella el agua de fuentes municipales en Calgary y Brampton para su marca Dasani. Aquafina de Pepsi, viene principalmente de Vancouver y Mississauga. Así es: ellos están tomando el agua del grifo y te la están revendiendo hasta por 3000 veces el precio que pagas por esta a través de tus impuestos. También, existe el peligro de que los gobiernos utilicen la creciente dependencia del agua embotellada para evitar sus responsabilidad de asegurar  la disponibilidad de agua de calidad para el consumo humano….…. Si tu preocupación es el contenido de cloro en el agua para beber ponla en una jarra y déjala reposar por la noche para permitir que el cloro se evapore, o considera comprar un filtro de carbón activado para su grifo de agua. Para llevar agua, utilice botellas de acero o vidrio llenas y tómela del grifo. El agua es un recurso precioso que pertenece a todos nosotros; no lo demos por hecho ni lo pongamos dentro de un envase plástico.

* En Venezuela,  1/4 de litro de agua envasada cuesta lo mismo que llenar el tanque de gasolina de un automóvil promedio.

Comentario editorial:

Realmente las botellas y los materiales plásticos en general se han convertido en uno de los problemas ambientales mas graves que enfrentamos actualmente a nivel mundial. El consumo cada vez mayor de productos empacados y envasados en contenedores plásticos genera toneladas de desperdicios que inexorablemente terminaran contaminando la tierra, el aire, las fuentes de agua dulce y, por su puesto, los océanos. En la actualidad, es casi imposible encontrar parajes naturales libres de desperdicios plásticos, hasta las islas mas remotas  esta repletas de estos. Las corrientes marinas que circundan la tierra se encargan eficientemente de dispersar nuestra basura alrededor del planeta. Por esta razón, el problema debe enfrentarse globalmente, todos producimos desperdicios que no solo afectan los ecosistemas locales sino que pueden impactar negativamente en lugares que ni siquiera sabemos que existen. Evidentemente, la única solución, insistimos, es la educación y concientización de la población con respecto a la problemática ambiental. En ultima instancia, como especie dominante, en el tope de la cadena alimenticia, los mas afectados son los humanos.

 Referencia

  Message in a plastic bottle

 http://www.davidsuzuki.org/blogs/science-matters/2008/05/message-in-a-bottle/

Traducción por Costa de Venezuela.

Share Button

Salvando las zonas poco profundas: Concentrarse en la conservación marina en donde la gente mas se interese

AMANDA C. J. VINCENT / Fischeries Centre, The University of British Columbia, 2202 Main Mall, V6y IZ4, Canada

Debido a que los problemas de conservación marina y de seguridad alimentaria son una amenaza cada vez mayor, debemos considerara seriamente la realidad de que pocas personas actúan para proteger el océano. La clave para lograr una relación popular con la conservación marina recae en hacer ver  al océano familiar y valioso  de manera que se trasforme en una materia de responsabilidad personal mas que en una noción abstracta y   aburrida. Para este fin, hay que enfatizar la difícil situación de la vida en los márgenes oceánicos (menores a  10 m de profundidad) que son la piedra angular para la conservación marina en general.

La mayoría de las personas ven poca o ninguna conexión entre sus actividades y el futuro del océano. Mas allá de esto, muchas personas todavía ven el océano como “vasto y suficientemente saludable como para absorber la polución y otros impactos de origen humano”. Por ejemplo, en encuestas hechas desde Portugal a Irlanda, la mitad de los encuestados no sintieron que la contaminación ni la basura fueran un serio problema para las playas locales. Igualmente, una encuesta realizada en México identifico que al menos un tercio de los encuestados eran indiferentes a la decreciente calidad del agua, aunque, otro tercio si estaba preocupado al respecto. Inclusive, en grupos científicos, los expertos están en desacuerdo con respecto al verdadero estatus de nuestras  pesquerías. Dada la falta de consenso publico y profesional, no es sorprendente la poca atención prestada a los temas de conservación marina en las agendas políticas de la mayoría de las naciones.

Diversos aspectos de un arrecife contaminado. Fotos: Juan Pedro Ruiz Allais

Necesitamos encontrar nuevas vías para incrementar el apoyo a la conservación, vías que ayuden a la gente a reconocer y responder a sus conexiones con el océano. Una vez que comprendan lo que esta sucediendo, mucha gente expresara su preocupación por el mar. Cerca del 72% de los americanos encuestados en un estudio, creen que los océanos deben ser protegidos por acuerdos internacionales y un 60% de estos, dijeron estar dispuestos a dejar de comer ciertos tipos de pescado si esto ayudaba a proteger los recursos naturales. En un estudio mexicano, los residentes indicaron su desacuerdo con desarrollos adicionales, degradación del ambiente, turismo o sobrepoblación de sus zonas costeras. Sin embargo, tales sentimientos no son necesariamente trasladados a la acción. Poco menos de la mitad de los encuestados en el estudio americano apoyarían regulaciones del gobierno restringiendo el uso de las zonas costeras o, apoyarían esfuerzos locales para reducir los negocios y el desarrollo económico de las costas. Por lo que se ve, la conservación es buena en teoría pero esta amenazada en la practica.

Durante mis anos de trabajo en conservación marina, y particularmente con caballitos de mar y sus hábitats costeros, frecuentemente he ponderado como hacer del estado del océano una prioridad publica y política. La respuesta, evidentemente, es encontrar el mensaje correcto haciéndolo a la medida de la audiencia y comunicándolo de manera atractiva y agradable. Pero, cuales son los mensajes correctos y por cual medio hacerlos llegar? Las especies bandera (atractivas) indudablemente ayudan a alentar a las personas sobre la conservación; sin embargo, otras herramientas y enfoques son necesarios para expandir y reforzar el interés. Yendo mas allá de las especies carismáticas, como podemos alcanzar a las audiencias con mensajes efectivos sobre la manera adecuada de manejar los océanos que nos confieren seguridad alimentaria, protección costera y control del clima, todas estos  servicios importantes para el bienestar de la gente?

He llegado a la conclusión de que si queremos ampliar nuestra influencia conservacionista sobre los ciudadanos debemos enfocarnos bien en las áreas mas someras del océano (menores a 10 m) aquellas donde la riqueza biológica y las presiones humanas chocan mas seriamente. Aquí, se hallan  gran diversidad de especies y hábitats marinos, además es   donde el océano experimenta el mayor daño por las actividades humanas: cambio climático, colapso de las pesquerías, daño físico directo a los ecosistemas costeros y descargas de sedimento y diversos contaminantes desde tierra firme. Sin embargo, el beneficio real de enfocarnos en las franjas oceánicas probablemente radica en como los humanos se conectan con el mar. Es mucho mas probable que la gente se preocupe de cuidar sus zonas costeras vecinas que la vastedad del océano en general. Simplemente,  porque las personas están mas inclinadas a proteger lo que reconocen y entienden (Vincent, 2011)

 Comentario editorial:

En Venezuela, la situación de la mayoría de las áreas costeras poco profundas es bastante critica, inclusive en parques nacionales y áreas protegidas. La descarga de aguas servidas sin previo tratamiento y  la escorrentía de sedimentos y contaminantes de origen industrial, además, de la gran cantidad de desperdicios sólidos  que  son arrojados al mar (plásticos, lastas metálicas, botellas de vidrio y un largo etc.) impactan negativamente  arrecifes coralinos, manglares y praderas de pastos marinos, ecosistemas sensibles  y fundamentales para la conservación de la biodiversidad marina. Igualmente, la pesca descontrolada a la cual son sometidos incansablemente los placeres pesqueros costeros e insulares del país, por la supuestamente “inocua y sustentable” pesquería artesanal, es un factor que produce un impacto negativo considerable no solo en las poblaciones de las especies capturadas sino también sobre los fondos marinos y el bentos en general. La poca educación y conciencia ambiental de la población, aunada a la falta de políticas efectivas y apatía por parte del estado, son las principales causas de la preocupante situación actual de nuestros ecosistemas marino costeros. Coincidimos plenamente con los planteamientos de Vincent; la única solución es hacer visible el problema, educar y sensibilizar a las personas para que protejan los mares antes de que sea demasiado tarde. Estamos destruyendo nuestro patrimonio natural a una velocidad tal que es muy probable las nuevas generaciones nunca lleguen a experimentar las experiencias y el disfrute que la naturaleza nos a brindado a muchos de nosotros.

Referencia

Vincent A. 2011. Saving the shallows: focusing marine conservation where people might care. Aquatic Consev: Mar.Freshw.Ecosyst. 21: 495-499 (2011).

Share Button

© Fundación Costa de Venezuela / Rif: J-40187926-8
Términos y condiciones de uso